zapatero a tu zapato

Neuronas en Vacaciones

domingo, 31 de enero de 2010

El matrimonio es como la tecnologia

http://chistesgeeks.com

jueves, 28 de enero de 2010

La mujer encantadora


Es de primerísima importancia el no dejar que nuestro razonamiento pueda ser influido por cualidades personales. Para mí el cliente es una simple unidad, un factor del problema. Las facultades emotivas son adversarias del razonar sereno. Le aseguro que la mujer más encantadora que yo conocí fue ahorcada por haber envenenado a tres niños pequeños para cobrar la cantidad en que estaban asegurados; en cambio, el hombre físicamente más repugnante de todos mis conocidos es un filántropo que lleva gastado casi un cuarto de millón de libras en socorrer a los pobres de Londres.

Sir Arthur Conan Doyle, El Signo de los Cuatro.

miércoles, 27 de enero de 2010

Woody Allen


"En realidad, prefiero la ciencia a la religión. Si me dan a escoger entre Dios y el aire acondicionado, me quedo con el aire"

martes, 26 de enero de 2010

Los pelos de Genaro

Los pelos de Genaro

Era el 26 de enero del 2010 y ya faltaban cinco minutos para la hora de entrada cuando Genaro, el dueño de esa sonrisa peculiar y pícara que estremecía a las chicas de la casa de enseguida, aun peinaba sus rebeldes y longevos cabellos; como era de costumbre, él se bañaba y desayunaba en diez minutos (cinco minutos para cada virtud), y se peinaba en los restantes veinte. Cuando en el pueblo se hablaba de la familia de Genaro, enseguida sicológicamente los colonos vomitaban pelos, nadie nunca supo por qué, ni Doña Juana, la curandera y clarividente social. Resulta que la madrugada de ese agitado 26 de enero, había soñado que le quitaban lo único que le traía placer: Sus cabellos. Su sueño fue algo raro, una de sus novias, Hortensia, tramaba un truculento suceso: quitarle esa cabellera que tanto molestaba al momento de hacer el amor.Durante su estancia en el camión, Genaro se mostraba inquieto y pensante mirando por la ventanilla, un jardinero sacaba sus poderosas y amenazantes tijeras para cortar sigilosamente las hojas que Genaro, relacionó con sus pelos. Para él todo era una señal, desde ver el desgastado pelaje del trapeador de Justo, el conserje, hasta la peluca de Homero, su maestro de Matemáticas. En el trance, Genaro claramente escuchó a su cabellera decir: "No dejes que nos corten, no te asustes, soy un pensamiento, producto de tu aburrimiento; pero por nada dejes que nos corten, somos tu vida". Ahora el problema estaba fuera de control como su barba, y aumentó cuando recordó que se acercaba peligrosamente el 14 de febrero, y la nostalgia; pues nada o muy tonto, tenía dos novias en el mismo vecindario, algunos dicen que es por la magia ambigua del cabello. Resulta que después de haber pasado un día de señales, llegó a su casa luego de ir a ver a Petronila, su otra novia. Cansado mental y físicamente se echó a dormir. Su madre, Doña Silvia, una mujer anciana que enfermaba estaba y que solía presumir que su familia venía de origen alemán (razón para que le llamaran la 'loca alemana'); estaba ansiosa de ver dormir a su hijo para poder cortarle con mayor facilidad sus pelos, y así divorciarse de los ‘argüendes’ y de las risas del pueblo. Agarró con la mano derecha las tijeras que le regaló su padre y con ímpetu placentero corto peligrosamente los pelos de Genaro. De ahí en adelante, Genaro ya nunca se volvió a ver en su caballo, presumiendo por todo el lugar que su pelo era más denso que el del animal. Ahora sólo se escucha la extrañeza y las cuestiones del pueblo, qué pasó con Genaro; los niños contestaban que se lo comió la tierra; los adultos creyentes sostenían que Jesucristo bajó y se lo llevó para hacerlo el "Dios del pelo". Y la minoría ignorante se mostraba indiferente. Lo que nadie nunca supo, fue que Genaro se encontraba bajo la cama lamiéndose el dedo de una mano y con la otra untándose frijoles con cebolla, que para recuperar su vida.

lunes, 25 de enero de 2010

El secreto de Raymundo

El secreto de Raymundo


Sus cabellos estaban accidentalmente amarrados en la cabecera de la cama cuando Doña Susana, la madre de Raymundo, lo llamó para que desayunara. No era ni las siete de la mañana cuando el ya pensaba en aquello que lo hacia vibrar, un fuerte entorpecimiento del cuerpo con una cálida sensación genital. En aquél desayuno frio de noviembre, al ver dos huevos estrellados y una tira de tocino en el medio de estos, misteriosamente se enteró cómo y qué hacer para sentir más fuerte la sensación genital con la ayuda de su torpe y apaciguado cuerpo, en especial las manos. Después de la escuela, con la privacidad de su cuerto oscuro, el poder mental para concentrarse en lo que desea y sobre todo, en las caricias de su cuerpo tangible, más tangible que nunca; sus ojos se blanquearon ocasionalmente, su pulso se aceleró y el pie derecho vibró desmesuradamente por un minuto.
Raymundo, naturalmente, sintió que había hecho el más grande descubrimiento a sus cortos y a la vez largos doce años; a partir de ahí. Doña Susana se preguntó por qué su hijo habla mucho con su padre, por qué dura horas en el baño, cóimo fue que de pronto su colchón se manchó y sobre todo, cuándo fue que perdió a su hijo, a sus doce años.

Fin

domingo, 24 de enero de 2010

Timmy Turner


"todo estará bien mientras haya comida y papel higienico en el baño"

viernes, 22 de enero de 2010

Infinita Tristeza

Los meses desperdiciados de Genaro, Infinita Tristeza


Genero al no ver su bicicleta montaña con galón para portar agua, que tanto anhelaba; empezó lo que su madre le llamaba Infinita Tristeza, infinita porque para ella no tiene fin y tristeza porque no está feliz, respondía cuando los chilpayates de la vecina le preguntaban interesantes. Genaro corrió, corre y correrá más que un comerciante en domingo, fácilmente recorría 5 veces el pueblo sin interrupción alguna, pues no paraba hasta encontrar una pieza más para la razón que lo hacía andar tan rapido: una bicicleta que lo aliviara de tanto correr. Después de encontrar la pieza y echarla al canasto de tenía de pintado color negro "armar bicicleta", dormía pensando en el aire fresco de las montañas.
Entre el calor del día y el monótono ladrido de perros, Genaro Sabino, después de correr seis meses y 16 días; se percato que ya estaba lista su bicicleta.
Entonces desde ese día, Genaro no volvío a salir del cuarto de cosas olvidadas, excepto para necesidades biológicas próximas y cortarle las uñas a su abuela, que recientemente perdió el ojo derecho por consumir demasiada mariguana. Pasó exactamente 6 meses y 16 días dentro del cuchitril armando la soñada bicicleta. Cuando salió a disfrutarla, jamás iba a imaginar que el trator de su papá se iba a meter en su camino, matándolo a él y a su bicicleta. Las palabras que se le escucharon decir antes de morir fueron -mis meses desperdiciados.

fuente> El Pueblo

El viaje

video del raite a Guadalajara, con lluvia y tequila.